Síguenos

Columna deportiva

¿QUIÉN TIENE LA RAZÓN: TÚ, YO U OSORIO?

Hablar históricamente sobre el proceso de emancipación de la ‘razón’ y su actual hegemonía es un tema suculento para el mundo de los intelectuales en el mundo entero, sobre todo porque de lo que se trata es saber quién la tiene. El fútbol no se queda excluido, a pesar de que siempre se le asocia más bien al nivel de la “perrada” y no tanto al mundo intelectual.

Hoy en día, y a propósito de todo lo que sucede en torno a nuestro fútbol y en especial a la Selección Mexicana, hablar de ‘razón’ es fundamental en el proceso de conocimiento, afirmación y asunción de los cánones que determinan cómo es que se debe jugar a la bola. Si, aquellos tiempos en donde el fútbol se disfrutaba con una intención más real y sin tanta instrumentalización han quedado atrás. Hay mucho dinero de por medio, hay intereses que sobrepasan la corta carrera deportiva de jóvenes que apuestan todo por alcanzar un sueño, hay intermediarios que siempre pondrán el provecho personal por encima del espectáculo y el deporte.

¿Qué tiene que ver la ‘razón’ en esta madeja de críticas? Todo, tiene que ver todo. Han sido 28 juegos que Juan Carlos Osorio ha dirigido al combinado mexicano y han sido un periodo, sobre todo a partir del inolvidable 7 – 0 de Chile en la Copa América Centenario y ahora más fuertemente después de la descalificación en la Copa Confederaciones, que se le ha cuestionado incansablemente al estratega colombiano.

Bueno, y es que, por un lado, los puritanos de este deporte asumen que los cánones mandan a que el espectáculo y los resultados deben ir de la mano cual aceite y vinagre en toda receta de vinagreta para ensalada; pero, por otro lado, los arriesgados aficionados y periodistas más radicales asumen que lo que cuenta son los resultados y no la manera de jugar a la bola. Aquí está la discusión: ¿quién tiene la ‘razón’?

Para responder a esta pregunta que tanto ha sido pensada y reflexionada en los últimos días, viajemos unos 70 años atrás a Alemania, específicamente a Frankfurt, justamente en donde juegan Marco Fabian y el “Titan” Salcedo. Max Horkheimer, filósofo que desarrolló su pensamiento junto con otros en la ciudad en donde juega el equipo Eintracht Frankfurt en el cuál también militó Aarón Galindo, nos puede ayudar a entender la cuestión de la ‘razón’. Es importante identificar que la actual concepción de ‘razón’ que rige todas las instancias sociales e intelectuales del ser humano, no es la misma que tuvo su auge en la modernidad allá por los siglos XVII y XVIII con importantes filósofos que todos estudiamos en la escuela: Descartes, Hegel, Kant, entre otros. Para Horkheimer, la ‘razón’ se ha instrumentalizado radicalmente y ahora le rinde pleitesías al sistema económico actual, es decir, al capitalismo. ¿Qué significa esto? Simple, se trata de rebajar a un nivel utilitarista lo que antes era autónomo. Sin duda, alguna vez hemos escuchado que los fines justifican los medio, pues es justamente lo que le ha sucedido a la ‘razón’ en medio de un sistema que solamente apunta al beneficio, que dictamina que hay que hacer todo (hasta lo imposible) por alcanzar los fines sin importar el cómo, el cuándo, el con qué y peor aún, el por qué.

Al analizar las formas en que Juan Carlos Osorio dirige, visualiza y determina sus principios futbolísticos, debemos dejar de lado la ‘razón’ instrumental tan criticada por Horkheimer, pues, no podemos abordar una reflexión al sistema de juego del colombiano si reducimos la ‘razón’ a un mero instrumento. Difícil tarea para quienes somos hijos de la posmodernidad y estamos ciegos para arriesgarnos a reflexionar de una manera diferente a como dictaminan los cánones o a los que su mirada apunta al “resultarismo”. Si apelamos a la ‘razón’ instrumental, ciertamente que Juan Carlos Osorio tendría que ser cesado a pesar de su efectividad del casi 80% en la CONCACAF, pues no hay espectáculo y ciertamente genera más dudas que certezas.

Sin embargo, para quienes nos arriesgamos a llevar la ‘razón’ a niveles más radicales e ideológicos y no instrumentales o de resultados, Juan Carlos Osorio es un extraordinario entrenador y con un futuro prominente. En cuatro meses que dirigió al combinado paulistano en São Paulo (también conocido como el tricolor) durante 2015, consiguió sacar el mejor fútbol de jugadores que estaban ya saliendo por la puerta de atrás como es el caso de Alexandre Pato; estableció una relación directa con el jugador, llamándolo por su nombre, lo que significa reconocerlo por quién es y no por lo que otros dicen de él; la conocida metodología de las plumas azul y roja en sus medias para hacer anotaciones sobre sus jugadores y sus estrategias; y su principal y novedoso aporte: el rodízio (alternancia) de jugadores en la alineación, una filosofía que fue criticada, que desestabilizaba a los propios jugadores, a los de cuello blanco, pero más aún a los rivales que jamás descifrarían cómo jugaría el próximo partido. Osorio perfectamente sabe lo que hace, nada es improvisado y mucho menos “al tanteo”: un tipo que está titulado en Ciencias del Ejercicio Físico y del Rendimiento Humano, que es licenciado en Director Técnico Tipo A, que tiene una especialización en Ciencias Superiores del Fútbol y ha ganado 7 títulos entre 2007 y 2014 no está jugando al “futbolito” con los cuates a la hora del recreo.

Dejemos de lado el esquema de ‘razón’ como instrumento y bandera para criticar un modelo de juego novedoso, que rompe la cabeza de los puritanos y desquicia a quienes les gustaría ver al combinado azteca jugar como el Barcelona de Xavi, Iniesta, Busquets y Messi. Dejemos de lado el intuito de que no convence a pesar de los impresionantes resultados; dejemos de lado la idea de que el fútbol está al servicio de alcanzar fines a pesar (o con el pesar) de los medios. Dediquémonos a reconocer que el fútbol es fútbol por lo que 22 jugadores en campo, la estrategia de 2 entrenadores y un balón rodando por una superficie hace en los millones de corazones.

Fernando Tiscareño Cabello

@tiscasj

 

Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Facebook

More in Columna deportiva

Page Reader Press Enter to Read Page Content Out Loud Press Enter to Pause or Restart Reading Page Content Out Loud Press Enter to Stop Reading Page Content Out Loud Screen Reader Support